Resultados de la resurrección de Cristo

marzo 19, 2008

caravaggiotomas.jpg

Caravaggio, Tomás el incrédulo

 

 

“Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres”. El Apóstol Pablo, en 1 Corintios 15:19

 

 

 

Un escéptico francés llamado Renán dijo: “Vosotros los cristianos vivís rodeados de la fragancia de un sepulcro vacío”. Un enemigo de la resurrección afirmó lo siguiente: “Si la resurrección tuvo realmente lugar, tenemos que admitir que el cristianismo es lo que reclama ser, es decir, una revelación directa del mismo Dios”. El apóstol Pablo, habiendo visto al Cristo resucitado y habiendo escuchado su voz, afirmó con gozo y plena certeza: “Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho” (1 Corintios 15:20).

 

 

Aunque todos vamos a morir un día, jamás he conocido a alguien que afirme que ha venido a este mundo con el propósito de morir. No obstante, Cristo vino al mundo precisamente para morir en sacrificio por los pecados de cada persona: “Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios” (1 Pedro 3:18). Jesucristo murió para resucitar al tercer día. Sin la resurrección, su muerte en la cruz carece de totalmente de valor. La resurrección de Cristo es la piedra angular del cristianismo. Negar este hecho histórico es destruir el fundamento del cristianismo. La fe cristiana tiene como base la resurrección de Cristo. Por eso el verdadero cristianismo es la fe del Resucitado. En otras palabras, no hay cristianismo sin resurrección.

 

Ahora bien, ¿cuáles son los resultados de la resurrección de Cristo? Es decir, ¿qué efectos ha tenido la resurrección de Cristo en este mundo?

 

 

 Resultados de la resurrección en relación con el creyente

Creyente en Cristo es aquel que ha aceptado la palabra, la persona y la obra de Cristo en su favor. Creer no es simple asentimiento intelectual o simpatía, sino plena confianza en lo que Cristo dijo, lo que es y lo que hizo. Cristo dijo: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6). Auténtico cristiano es aquel que ha creído o depositado su confianza en el hecho de que Jesucristo es el único camino que conduce a Dios, la única verdad revelada sobre la salvación del hombre, y la única persona capaz de darnos vida eterna, como resultado de su propia resurrección física de entre los muertos.

De manera que la resurrección de Cristo nos da seguridad de que Dios ha aceptado a todo aquel que ha depositado su confianza en lo que Cristo dijo, en lo que es y en lo que hizo. Dios ha declarado justo a todo aquel que ha creído en su Hijo Jesucristo: “Justificados pues por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Romanos 5:1).

 

La resurrección de Cristo es, además, el sello de aprobación del Padre sobre el sacrificio del Hijo en la cruz. La resurrección no sólo demuestra que Cristo venció la muerte sino también el pecado. Si Cristo no hubiera resucitado, la fe de todo creyente carecería de valor, seríamos falsos testigos, porque predicamos que Jesús resucitó, y aún estaríamos en nuestros pecados, perdidos irremediablemente. Porque si Cristo murió por nuestros pecados y no pudo levantarse de entre los muertos al tercer día, entonces el pecado lo venció. Y si el pecado venció a Cristo, todavía los creyentes en él son pecadores perdidos. Además, todos los que creyeron en Cristo y murieron, jamás se levantarán de la tumba, si no hay resurrección. Si el cristianismo es sólo para esta vida, no sirve para nada, porque no existe cristianismo ni vida eterna sin la resurrección de Cristo (1 Corintios 15:12-19). Si Cristo no resucitó y los muertos no resucitan, hagamos todo lo que nos venga en gana, porque no habrá que rendirle cuentas a nadie después de la muerte. De manera que la resurrección de Cristo provee a los creyentes seguridad de su propia resurrección e inmortalidad: “Sabiendo que el que resucitó al Señor Jesús, a nosotros también nos resucitará con Jesús” (2 Corintios 4:14).

 

 

 

Resultados de la resurrección en relación con el resto de la humanidad

 

La resurrección de Cristo proporciona la certeza, la garantía de una resurrección para toda la humanidad: “Y vi a los muertos, grades y pequeños, de pie ante Dios, y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras” (Apocalipsis 20:12).

La resurrección de Cristo, finalmente, es la prueba irrefutable de Dios de que habrá un día de juicio para todo ser humano que le rechazó en esta vida: “Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras” (Apocalipsis 20:13). La Biblia afirma que Dios es Dios de vivos, no de muertos (Lucas 20:38), de manera que todo el que no creyó en Cristo ni aceptó el remedio divino para el problema del pecado, no está inscrito en el libro de la vida, pues éste es un libro de vivos espiritualmente, no de muertos.

 Estamos celebrando un año más de la muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo. Hagamos una pausa para hacer memoria de lo que Él hizo por nosotros, porque su muerte y resurrección constituyen el evento más importante en toda la historia de la humanidad. Cristo se humilló por nosotros. En la cruz Él cargó con el peso del pecado de toda la humanidad y venció a Satanás, el enemigo de las almas. Al resucitar, venció a la muerte y ahora está “coronado de gloria y de honra” y está sentado “a la diestra de la Majestad en las alturas”. Cristo se convirtió en el Hijo del Hombre para que nosotros pudiéramos ser hijos de Dios. Él vino a esta tierra para que nosotros pudiéramos ir al cielo. En la cruz, Él murió por nuestros pecados, para que nosotros pudiéramos participar de su justicia. Cristo participó de nuestra naturaleza para que nosotros pudiéramos hacernos partícipes de la suya. Él resucitó, y mediante su resurrección nos da la seguridad de que Dios ha aceptado a todo el que ha creído en Él y nos garantiza nuestra propia resurrección y vida eterna.

Guido F. Castellanos

Se prohíbe la publicación total o parcial sin permiso escrito del autor


Is Homosexuality the Unforgivable Sin?

marzo 12, 2008

bigcity.jpg  

I have been asked more than once, even by homosexuals, if homosexuality is the unforgivable sin. What follows is a concise and Biblical answer to that question.

The Bible declares all human beings are sinners (“For all have sinned and come short of the glory of God.” Romans 3:23). Homosexuality is not the unforgivable sin. However, homosexuality is condemned by God in the Bible just as He speaks against adultery, fornication, envy, hypocrisy, gluttony, covetousness, malice, laziness, gossip, and a lot of other destructive behavior. That is precisely what sin is: destructive thinking and behavior, primarily against God, but mostly against ourselves and those around us. To sin is to miss the mark, to cross the line, to violate God´s commandments; it means knowing how to do what is right, and then not doing it. When engineers design and build a train, that train is designed and built to move freely while moving on rails. However, if that train derails, we are all too familiar with the destruction it can cause, not only to property but more importantly to human life. We humans were designed by God to function at our best when we live according to his Word, by his instructions. He is our designer and maker; therefore he knows how we function best and how to get us back “on track” when we derail.

 By the way, denying the existence of God may be convenient to some, but does not make Him disappear or make His existence untrue, as denying the law of gravity does not invalidate its effects. Who would jump from the rooftop of a 10 story building after saying emphatically that the law of gravity is a lie and has no effect? Only a fool or a crazy person would do such a thing!

The Bible does speak plenty about homosexuality (Old and New Testaments). Read the more than 800 commandments in the books of Exodus, Leviticus and Deuteronomy, in the Old Testament, where God speaks clearly against sexual relations with people of the same sex (homosexuality and lesbianism) and with animals (bestiality). Read also Genesis chapters 13, 18 and 19, where two cities, Sodom and Gomorrah (from which comes the term “sodomite”, meaning a male who engages in anal copulation with another male) were destroyed because most of its inhabitants practiced homosexuality and did not turn away from their sin. I am sure there were other sins they committed that needed repentance on their part, however this was the one sin that God singled out as the main cause for destroying these two cities. You see, they were so perverted and their minds so twisted that they were calling what is good evil and what is evil good, a lot like what is happening today in America and all over the world. 

 An Unrepentant Heart towards God: the Only Unforgivable Sin

An unrepentant heart towards God is the only unforgivable sin, because God will not force us to change our minds and our attitude towards Him. Also read the book of Romans in the New Testament (chapter 1, verses 18-32) and also 1 Corinthians 6:9-11. What applied to male homosexual relations also applied to female homosexual relations, called today lesbianism. It is mentioned in the New Testament in Romans 1:26-32:

 “For this cause God gave them up unto vile affections: for even their women did change the natural use into that which is against nature:  And likewise also the men, leaving the natural use of the woman, burned in their lust one toward another; men with men working that which is unseemly, and receiving in themselves that recompense of their error which was meet.  And even as they did not like to retain God in their knowledge, God gave them over to a reprobate mind, to do those things which are not convenient;  Being filled with all unrighteousness, fornication, wickedness, covetousness, maliciousness; full of envy, murder, debate, deceit, malignity; whisperers,  Backbiters, haters of God, despiteful, proud, boasters, inventors of evil things, disobedient to parents,  Without understanding, covenant breakers, without natural affection, implacable, unmerciful:  Who knowing the judgment of God, that they which commit such things are worthy of death, not only do the same, but have pleasure in them that do them.”   

Finally, when the hypocritical religious leaders brought to Christ a woman caught in the act of adultery, he told them that he among them who was without sin could cast the first stone. All left but Christ and the woman. “He asked her: Where are those who accused you? Has no man condemned you? The woman replied: No man, Lord. And Jesus told her: Neither do I condemn you. GO AND SIN NO MORE.”      

Christ did not judge her, because he loved her as a person, the same way He loves every human being. However, He told her to go and SIN NO MORE. That is the essence of true repentance. Asking God to forgive us and then continuing to do the same thing over and over is not true repentance. True repentance means there is a change of mind and heart that leads to a change of conduct. We all have sinned, but we can find true forgiveness, love, peace of mind and true fulfillment in Him who came to die for our sins, the just for the unjust. Christ said: “Truly, truly I say onto you, he that hears my words and believes in Him that sent me, has everlasting life, and shall not be condemned, but is passed from death onto life” (John 5:24). 

 Guido F. Castellanos  

Judaism’s Sexual Revolution: Why Judaism (and then Christianity) Rejected Homosexuality