Newtown Massacre and Gun Control

diciembre 27, 2012

 Gun-Cont

Stricter gun control laws or even the banning of all guns wouldn’t have stopped the Newtown Massacre or prevent other tragic events like it from happening. Why? Because guns are not the problem. You don’t ban cars just because people are killed in car accidents or by drunk drivers. The 911 al Qaeda terrorists used small box cutter knives instead of guns to hijack the airplanes they boarded, and later used the aircrafts as weapons to kill three thousand people, without firing a single shot. You don’t ban knives and airplanes just because criminals decide to use them as mass murder weapons. Unfortunately, criminals will always find a way to get guns, even if responsible and law abiding citizens are denied the right to own them.

Gun control doesn’t translate into safer states and cities and it doesn’t prevent mass murders. Economist John Lott cited a sobering statistic: “With just one single exception, the attack on congresswoman Gabrielle Giffords in Tucson in 2011, every public shooting since at least 1950 in the U.S. in which more than three people have been killed has taken place where citizens are not allowed to carry guns.” The facts do not lie: Mass shootings in the U.S. today are no more common than they have been in past decades. Furthermore, mass murders declined from 42 in the 1990s to 26 in the first decade of the 21st century. Statistics show that guns were responsible for only 52 percent of the 25 deadliest mass murders in the 20th century. Fires ranked first as murder weapons and knives a close third to fire arms.

Remember the “Batman Murders” in an Aurora, Colorado movie theater on July 20th, 2012? Did you know that law abiding citizens (even with permits) were not allowed to carry their weapons into the theater? The Cinemark Theater was the only one that banned concealed handguns carried by law abiding citizens. That was the theater the killer chose. The shooter knew he didn’t have to worry about encountering others with guns to resist him. Everyone knew that guns weren’t allowed in that theater. Do you really believe that if the shooter knew that others in the theater had guns he would have done what he did without encountering any resistance? Things would probably have turned out differently if just one citizen carrying a gun would have been in that theater. Once again, the law abiding citizens obeyed the law and the criminal did not. The result: 12 people died and 58 were injured. No gun control legislation would have prevented this tragedy from happening.

These cowards almost invariably go after people who cannot defend themselves, like school children, in “gun free zones”. You don’t see them going face to face against police officers or armed guards. They go for the easy prey in places where they know they will encounter little or no resistance. Richard Mack, a former Arizona sheriff says that “preventing any adult at a school from having access to a firearm eliminates any chance the killer can be stopped in time to prevent a rampage.” If criminals know you have no weapons for self defense, it’s much easier for them to decide to break into your home or work place, rob you, hurt you and even kill you. We cannot allow our government to take away our Second Amendment right to own and carry arms. The right to “keep and bear arms” is as important as our right to free speech and of religion. However, that is exactly what left wing politicians intend to do if we let them, including our present administration. Barack Obama and Michael Bloomberg are gun control advocates; however, they have armed guards protecting them round the clock. So, gun protection for the political elite and not for the people?

Finally, because criminals will always manage to get guns, we should not be defenseless against them. That is why we need to send them a strong message that we have guns, know how to use them, and will use them to protect ourselves and our families from them. Gun control would only make it easier for criminals and cowards like Adam Lanza to hurt and kill innocent people. We need to identify these criminals and deal with them before they are able to commit these atrocities, because gun control will never stop them.

Guido F. Castellanos

© Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso escrito del autor.

Anuncios

El enemigo dentro de las puertas

noviembre 14, 2012

La mayoría de las comunidades cerradas no son más seguras que las abiertas.

A pesar de que la mayoría de las personas quiere vivir en comunidades seguras y los propietarios de viviendas desean  proteger su propiedad y aumentar el valor de las mismas, lo cierto es que la instalación de puertas automáticas de seguridad sólo proporciona una falsa sensación de seguridad, ya que la mayoría de los vandalismos, allanamientos de moradas y robos los cometen individuos en sus propias comunidades. Los ladrones suelen introducirse en casas  que, o bien ya han visitado, o donde conocen a sus ocupantes y su rutina diaria. El malhechor a menudo vive muy cerca de usted. El enemigo contra el cual se supone que las puertas provean protección,  con mayor frecuencia de lo que nos imaginamos, vive dentro de esas puertas. Las estadísticas lo demuestran. Los registros policiales lo confirman. La experiencia de las personas que viven dentro de las puertas lo corrobora.

Muchas personas creen erróneamente que la instalación de puertas de seguridad  incrementará el valor de su propiedad. De hecho, en algunos casos lo contrario puede ser cierto: las puertas disminuyen el valor de las viviendas más cercanas a las mismas. La ubicación, el tamaño del lote, los metros cuadrados de una vivienda y la calidad de la construcción determinan su valor y la medida en que la misma aumenta de precio, pero sobre todo la ubicación. Por ejemplo, si usted vive en una comunidad suburbana donde las viviendas están vendiéndose por un promedio de 120.000 dólares, las puertas de seguridad pueden atraer a algunos compradores, ya que proporcionan una sensación de exclusividad y privacidad, sin embargo, lo más probable es que no contribuyan a aumentar el valor de la propiedad, especialmente si la comunidad no está bien mantenida y en la misma hay varias casas con ejecución hipotecaria.

Lo cierto es que la mayoría de las comunidades cerradas no son más seguras que las abiertas. El acceso restringido provisto por las puertas automáticas puede constituir una barrera psicológica y un elemento disuasorio para algunos, pero el criminal perseverante e innovador encontrará una manera de entrar. Por eso es que instalar una garita con un guardia  24 / 7, a pesar de ser la opción de seguridad más costosa para una comunidad, ofrecerá la mejor protección, ya que las puertas automáticas no son difíciles de franquear, y el criminal puede colarse siguiendo a un residente. Y si el delincuente no vive dentro de esa comunidad, es posible que conozca a algún inquilino de la misma. Puede ser que usted se sorprenda al enterarse de que algunos en su comunidad incluso han vivido durante algún tiempo en un tipo muy exclusivo de comunidad cerrada: la cárcel. Asimismo, los guardias que hacen las rondas en el interior de una comunidad a menudo no proporcionan la protección que la comunidad requiere, porque no están bien entrenados (o no lo están en lo absoluto) y se les paga poco. Una cosa es cierta: la seguridad de una comunidad es tan efectiva como las personas que la proporcionan. Según la policía, la vigilancia vecinal ha demostrado ser uno de los modos más eficaces para disminuir la delincuencia y unir a la comunidad.

Hoy en día muchas personas están hartas de tantas restricciones (las puertas automáticas son sinónimo de restricciones e  inconvenientes principalmente para los residentes, no para los criminales) y cada día hay más compradores que evitan a toda costa adquirir viviendas en comunidades regidas por asociaciones y con puertas automáticas. Las ventajas de vivir en muchas de estas comunidades, donde las viviendas son relativamente baratas y las puertas no pueden interpretarse como un signo de lujo y de estatus social, no son suficientes como para justificar los costos. Con el tiempo, los costos de mantenimiento de las puertas automáticas por sí solos pueden convertirse en una carga financiera demasiado pesada para una comunidad. Por otra parte, las comunidades cerradas de clase alta y media alta proporcionan distinción y constituyen un símbolo de estatus para sus residentes. Como beneficio agregado, las puertas y los guardias pueden proveer cierta protección y una mayor sensación de seguridad, y es probable que aumenten en cierta medida el valor de las viviendas. No ocurre lo mismo con las propiedades de inferior valor de la mayoría de los residentes de una ciudad.

No obstante, en cualquier comunidad cerrada una falsa sensación de seguridad puede convertirse en uno de los peores enemigos de sus residentes. En resumidas cuentas, siempre conviene tener presente que es probable que el criminal viva dentro de las puertas, e incluso que sea su vecino de al lado. Las puertas automáticas y las murallas no ofrecen ninguna protección contra los delitos cometidos por los propios residentes.

Guido F. Castellanos

© Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso escrito del autor.

 

 


La verdad y la cosmovisión cristiana

marzo 2, 2009

sunset12 

Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres (Juan 8:32).

Vivimos en un mundo postmoderno donde las verdades absolutas no tienen cabida en la vida de un creciente número de personas, incluso de una alarmante cantidad de aquellos que se denominan creyentes en Cristo. Esta peligrosa y lamentable tendencia sólo puede contrarrestarse con la clara exposición de la verdad, tanto desde nuestros púlpitos, como mediante revistas, periódicos, programas televisivos, sitios en la Internet y blogs como éste. Para esto es necesario un conocimiento profundo de la palabra de Dios, el valor para no dejarnos amedrentar por nada ni por nadie y la completa desvinculación de la corrección política, que no es más que una enfermedad paralizante que impide que tengamos el valor de decir lo que realmente creemos y pensamos.

¿Qué es la verdad?, preguntará alguien. La verdad, en términos sencillos, es lo que Dios dice acerca de cualquier asunto.  

El término “cosmovisión” puede parecernos abstracto o filosófico, no obstante la cosmovisión de una persona es sumamente práctica. El Diccionario de la Real Academia Española dice que la cosmovisión “es la manera de ver e interpretar el mundo”. El diccionario en línea WordReference.com la define como la “forma de concebir e interpretar al mundo propia de una persona o época”. De manera que el vocablo cosmovisión significa una orientación filosófica, una perspectiva de la vida, una forma de interpretar el mundo, o una integradora de la vida. Toda persona tiene una cosmovisión. Tal cosmovisión es sencillamente nuestra perspectiva de la realidad. Es el medio por el cual interpretamos las situaciones y circunstancias en nuestro entorno. Se trata de aquello que nos permite integrar todos los aspectos distintos de nuestra vida, fe y experiencia.

 La tarea principal en la vida es descubrir lo que es verdadero y vivir de acuerdo con esa verdad. Jesucristo afirma que él es el camino que todo ser humano debe seguir, la verdad que todo hombre debe creer y aceptar y la vida que toda persona debe recibir, y que nadie puede tener acceso a Dios el Padre sino a través de él (Juan 14:6). El hombre puede conocer la verdad por la revelación de Dios. La verdad de Dios se aplica a todo aspecto de la vida y del conocimiento científico.

La cosmovisión de una persona influye en toda su forma de pensar y en su manera de vivir, en todo aspecto de su vida, aunque la persona no sea consciente de este hecho.  El cristianismo auténtico no puede limitarse sólo a un aspecto de nuestra vida, a una simple práctica u observancia religiosa, o aun a una experiencia de salvación, aunque la salvación es el punto de partida, sin la cual todo lo demás es una imposibilidad.  Es esencial comprender que el auténtico cristianismo es una relación personal con Cristo y es a su vez un sistema total de vida que nos permite ver el mundo en que vivimos como realmente es, y nos enseña a vivir nuestra vida según los principios espirituales y morales establecidos por Dios.

Las locomotoras son máquinas fascinantes, sobre todo los de vapor. Emile Zola, novelista francés, solía decir que las locomotoras de vapor parecían tener alma.  Los trenes han sido diseñados y fabricados para rodar libremente sobre raíles de acero. Los trenes modernos se trasladan de ciudad a ciudad y de país en país, transportando pasajeros y mercancía, a velocidades extraordinarias. Sin embargo, esos trenes que se mueven con impresionante libertad y velocidad sobre los caminos de hierro, si se descarrilan, causan estragos formidables. El tren no puede moverse libremente sobre una calle asfaltada o por una autopista, como lo hace un automóvil. No fue creado para eso. Sólo cuando transita sobre los raíles es que el tren es verdaderamente libre. De igual manera, el ser humano fue creado por Dios para ser verdaderamente libre cuando conoce a Dios y vive de acuerdo a las enseñanzas de su Palabra. El hombre se mueve con auténtica libertad cuando su vida transita sobre “los raíles” de la verdad de Dios.

Lo que hacemos, decimos y callamos

Una cosmovisión, sea cristiana o no, se transmite tanto por ejemplo y palabra, como por lo que uno calla. Si en la escuela, por ejemplo, como en el caso de la enseñanza en la Cuba comunista durante 50 años, nunca se menciona que Dios es el creador del universo y el Señor de la historia, entonces se transmite una cosmovisión humanista secular y por lo tanto falsa. Esto es precisamente lo que ha ocurrido, no sólo en Cuba, sino en todos los países donde se ha instaurado el comunismo y el materialismo ateo, el humanismo secular, y es desafortunadamente lo que ha estado sucediendo con la enseñanza pública o gubernamental en Estados Unidos durante varias décadas.  En la Cuba marxista, desgobernada por los hermanos Castro, no se han producido muchos comunistas, pero sí millones de humanistas seculares, que fundamentalmente no creen en Dios, ni en la Biblia como verdad revelada por Él para guiar nuestra vida y conocer a Dios personalmente, ni en un mundo invisible hacia el cual nos dirigimos todos, tan real como el mundo visible en el que nos desenvolvemos, creamos en el mismo o no, ni en que la vida tiene un propósito, y que un día tendremos que rendir cuentas al Dios y Señor del universo, Juez de todos.

De manera que un concepto miope de la vida, una cosmovisión torcida o falsa de nuestra existencia y nuestro destino eterno, un mapa equivocado de la realidad, sólo se pueden corregir mediante el conocimiento de la Biblia, que es la Palabra de Dios, donde encontramos todas las verdades y principios fundamentales para vivir nuestra vida según el propósito para el que Dios la ha creado. Todo esto comienza con el reconocimiento de que necesitamos a Dios y que Él ha provisto un remedio para el problema del pecado en nuestra vida, a saber: su Hijo Jesucristo, quien fue enviado por el Padre a este mundo para que muriera en sacrificio por nuestros pecados. Cristo vino para ser nuestro substituto en la cruz, para morir en nuestro lugar, para pagar la deuda que teníamos con Dios y no podíamos costear por esfuerzo propio.

Cuando creemos esto y lo aceptamos de corazón, entonces principia una nueva vida: “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios” (Juan 1:12). Aquí comienza el cambio de nuestra perspectiva de la vida. En este punto se inicia la clara comprensión de la cosmovisión cristiana, y empezamos a ver la vida y el mundo que nos rodea tal y como Dios los ve. Entonces sabremos a ciencia cierta de dónde hemos venido, qué ha ido mal en el mundo, cuál es el remedio, y el propósito por el cual Dios nos ha puesto en esta tierra. No existe nada más importante que esto en la vida.  

Guido F. Castellanos

Se prohíbe la reproducción total o parcial sin permiso escrito del autor  

 

 

 

 


La sociedad estadounidense y la rana en la olla

febrero 11, 2009

rana-en-olla

 

El día que desaparezca la libertad religiosa del panorama estadounidense, acto seguido se desvanecerán las demás libertades de que disfrutamos.

 

La inmensa mayoría de los cubanos nacidos bajo el régimen comunista de Cuba no es comunista, sin embargo, lleva las huellas indelebles de una sociedad despojada de libertades, desintegrada, empobrecida espiritualmente y de una cultura destruida y agudamente vulgarizada. En la antigua Unión Soviética y en Cuba los regímenes comunistas pusieron en marcha un experimento a gran escala para crear un nuevo hombre y establecer una nueva sociedad. Este experimento estaba primordialmente impulsado por la supresión de libertades, la represión, el adoctrinamiento político y el lavado de cerebro en las escuelas, bajo el control absoluto del gobierno. Como era de esperarse, estos regímenes ateos concebían a la fe religiosa como un obstáculo peligroso para el exitoso desarrollo de su experimento, por lo que cerraron la mayoría de las iglesias y en la Unión Soviética asesinaron a más de cuarenta mil clérigos. El régimen comunista soviético, además, prohibió la instrucción religiosa en las escuelas. En Cuba, intervinieron todos los centros de instrucción privada y los nacionalizaron, erradicando así por completo la instrucción religiosa privada en toda la isla.

 

Después del desplome del comunismo soviético en 1991, se difundió por el mundo la noticia de que los políticos del nuevo gobierno ruso lamentaban la falta de honestidad y caridad del pueblo, por lo que contrataron a organizaciones extranjeras para que vinieran al país a enseñar Los Diez Mandamientos y sus implicaciones para la vida cotidiana, en escuelas públicas repletas de analfabetos bíblicos.

 

Una sociedad libre y próspera como la de Estados Unidos, encara hoy en día un desafío formidable. A pesar de la libertad para disfrutar la vida a plenitud y las innumerables oportunidades que hasta la fecha ha brindado este país en todo aspecto, no pocos de los que llegamos como exiliados a esta gran nación, que nos recibió con brazos abiertos y nos proporcionó la oportunidad de comenzar una nueva vida, observamos con preocupación lo que ya hace años acontece en este país, a saber, que muchos de los cambios que se dieron en Rusia y en Cuba con la instauración de regímenes marxistas, están aconteciendo aquí, en la nación más libre del mundo, sin necesidad de que se establezca un régimen totalitario marxista o socialista.

 

Cuando en Estados Unidos, además de las asignaturas básicas, se impartían principios morales y se permitía la formación del carácter en el aula, se enseñaba el creacionismo bíblico, no se prohibía hablar de Dios y de Jesucristo y se permitía la lectura irrestricta de la Biblia, las escuelas públicas no eran sitios peligrosos, como en la actualidad. ¿Qué ocurrió? La influencia de John Dewey, quizá el educador más influyente del siglo veinte en Estados Unidos, logró erradicar de la educación pública estadounidense los últimos vestigios del mensaje cristiano y su propósito, y los reemplazó con la teoría de la evolución, el socialismo, la ciencia secular y la ausencia de valores absolutos. Dewey creía que la religión era fundamentalmente un intento de ajuste a las dificultades de la vida, y por tal motivo el ser humano debía librarse de las ideas y creencias anticuadas, como el cristianismo. La ciencia debe ser la guía para cualquier fe moderna, pues sólo ella abre la puerta que conduce al conocimiento confiable, explicaba Dewey. Él sabía que la enseñanza pública en todos los niveles era el campo de batalla para el derrocamiento definitivo del cristianismo y la libertad religiosa, porque el día que desaparezca la libertad religiosa del panorama estadounidense, acto seguido se desvanecerán las demás libertades de que disfrutamos. Que no quepa la menor duda que el cristianismo constituye el mayor impedimento para la dominación absoluta, no sólo de Estados Unidos sino del mundo entero, por parte del humanismo secular. La asistencia federal a la educación, que comenzó en alta escala en 1957, inició el control secularista de las escuelas públicas. Desde entonces, el dominio filosófico de las escuelas públicas (gubernamentales) ha pasado mayormente de las comunidades locales a manos del gobierno federal. Cal Thomas, conocido periodista estadounidense, en un artículo titulado Republicans Can Help Kids with Choice,  publicado en 1999 en el número del 21 de agosto del Colorado Spring Gazette, dijo que “la izquierda humanista sabe que la única forma de crear enormes cantidades de robots ideológicos y sociales, deseosos de continuar en sus fallidos pasos, es encarcelar a multitudes de niños en escuelas gubernamentales en donde se les obliga a aprender la ideología liberal y se les miente tocante al sexo, la historia y sobre muchos otros asuntos, a expensas de los contribuyentes”.

 

Si el sistema escolar público estadounidense es supuestamente el de un gobierno libre y democrático, ¿por qué entonces se prohíbe hablar de Dios y de Cristo en el aula, la lectura de la Biblia en clases, la oración pública, y la enseñanza del creacionismo bíblico, como en los países comunistas; y por otro lado, impera el revisionismo histórico, se enseñan la teoría de la evolución como hecho científico comprobado e indiscutible, el multiculturalismo y la corrección política; se condena la cultura occidental, la cual ha provisto la mayor parte del conocimiento, el progreso, la medicina, la tecnología, los alimentos, la calidad de vida y la libertar del mundo; se enseña el antiamericanismo, y se reparten condones a los estudiantes? ¿No se está pareciendo demasiado el actual sistema escolar público estadounidense, controlado por el gobierno federal, al que establecieron los comunistas en Rusia, y al que aún impera en la Cuba marxista? Y si algún padre osado, que realmente valore la libertad y la patria potestad sobre sus retoños desea comprobar el grado de libertad que disfrutan los padres para tomar decisiones respecto a la educación de sus hijos en este país, que se atreva a sacar a un hijo de la escuela pública y le comunique a la dirección que no lo enviará más a la escuela. No dude que pronto recibirá una desagradable sorpresa por parte de las autoridades docentes, y comprobará que los largos tentáculos del gobierno estadounidense cada día se adentran más en la vida privada del ciudadano y van dejando gradualmente menos espacio para las decisiones que debían corresponderles exclusivamente a las familias y no a los burócratas gubernamentales.

 

El socialismo ateo, hasta la fecha, no ha logrado entrar por la puerta frontal y manifiesta de la política estadounidense. Sin embargo, se ha estado colando paulatinamente y con paso firme durante décadas por la puerta solapada de la educación pública en todos los niveles. ¿Le estará ocurriendo a nuestra sociedad estadounidense lo que a la proverbial rana metida en la olla, que muere cocida por no haber percibido el gradual aumento de la temperatura del agua hasta el punto de ebullición?

 

Guido F. Castellanos

Se prohíbe la reproducción total o parcial sin permiso escrito del autor


Abortion and the Value of Human Life

enero 28, 2009

mamiguiditolimones01

Abortion is morally wrong, it’s infanticide, it’s the ugly and fetid stain of our postmodern society, as was slavery for past generations of Americans; it’s our holocaust.

  

I know people (and I’m sure you do too) who are not “living happily ever after” because of handicaps, accidents, pain, etc. However, they are thankful to be alive. They know how precious life is.

This subject goes to the very meaning of human existence. Why are we here? What is the value of human life? The most troublesome cultural issues of our day- abortion, assisted suicide, euthanasia, genetic engineering- all turn on questions about what it means to be human, about the value of human life and how life should be protected.

However, if a person believes that life arouse from the primordial sea through a chance collision of chemicals, and that over billions of years of chance mutations, this biological accident gave rise to the first humans, then that person will believe that we are little more than grown-up germs. This, logically, leads to the conclusion that a person has no greater significance than a baboon.

It all comes down to the question of where life comes from. It determines what we believe about human identity, what we value, and what we believe is our reason for living. IT DETERMINES WHO LIVES AND WHO DIES.

Christians believe that God created humans beings in his own image. And because human life bears this divine stamp, life is sacred, a gift from the Creator. “Then God said, “Let Us make man in Our image, according to Our likeness; let them have dominion over the fish of the sea, over the birds of the air, and over the cattle, over all the earth and over every creeping thing that creeps on the earth” (Genesis 1:26).  He and he alone can set the boundaries of when we live and when we die.

If we believe that we have no more significance than a monkey or a dog, that life has little o no purpose, that this life is all there is and that we will not be accountable to God, then we can come to the conclusion that only the fittest, the pretty, the healthy and the desirable people should live, that we can eliminate the imperfect, the handicapped, the old, the weak and even the ugly. This materialistic and secular worldview is held today by those who believe and promote abortion (infanticide) for any reason, including, of course, the killing of children who will be born with handicaps.

 Do we have value because we are healthy, pretty and young, or because we are human beings, the crown of creation and God says that we are infinitely valuable because we bear his image: intellect, free will, eternal soul, etc.? Do we kill a child after an accident has left him handicapped? Of course not! Then why should we kill a child in the womb because he or she is unwanted, inconvenient or we know he or she will have intellectual limitations, physical limitations, or both?

 

Guido F. Castellanos

 ______________________________________________________________________

A Couple of Facts About Abortion in America

  •  “A myth NARAL (National Association for Repeal of Abortion Laws and later renamed National Abortion and Reproductive Rights Action League) fed to the public through the media was that legalizing abortion would only mean that the abortions taking place illegally would then be done legally.  In fact, of course, abortion is now being used as a primary method of birth control in the U.S. and the annual number of abortions has increased by 1,500 since legalization.”   David Kupelian, The Marketing of Evil

Indeed, abortion is a very lucrative business in America today.

  • According to Kupelian’s book,  “Another myth fed to and believed by the public was that there were tens of thousands of women being maimed and killed from illegal abortions prior to legalization of abortion law. Not so. It was only a tiny fraction of what the abortion marketers claimed.”
  •  One abortion movement leader and propagandist said: “We aroused enough sympathy to sell our program of permissive abortion by fabricating the number of illegal abortions done annually in the U.S. The actual figure was approaching 100,000, but the figure we gave to the media repeatedly was 1 million. Repeating the lie often enough convinces the public. The number of women dying from illegal abortions was around 200-250 annually. The figure we constantly fed to the media was 10,000. These false figures took root in the consciousness of Americans, convincing many that we needed to crack the abortion law.”   David Kupelian, The Marketing of Evil
  •  Our nation has legalized infanticide and, as Kupelian says in his book, “ through a very well thought out and executed propaganda campaign gets more and more people to believe that killing an infant  is considered “every woman’s right”.

 Watch abortion video. Follow link below:

http://www.abortiontv.com/Movies/viewliveabortions.htm

 


El Secreto y la ley de atracción: ¿mito o verdad?

noviembre 9, 2008

el-secreto1

 

Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?  Mateo 7:14-16

 

 

 

 

 

El Secreto y la ley de atracción: ¿mito o verdad?

(Breve análisis crítico)

 

La mentira siempre cabalga sobre los lomos de la verdad. Y ciertamente en el documental The Secret (El Secreto), basado en el libro que lleva el mismo título, escrito por Rhonda Byrne y publicado originalmente en inglés con el título The Secret en 2007, las falsas y perniciosas doctrinas se mezclan con algunos principios universales y claros, expuestos en La Biblia.

 

Cada vez que oigo hablar o leo sobre una “nueva verdad”, una “clave” o un “secreto” en el que se cifran la felicidad, el bienestar y la prosperidad tanto física como espiritual del ser humano, se me activa el radar de la desconfianza y se aguza mi sentido crítico (como debe suceder con cualquier persona que posea aun el más elemental grado de discernimiento, que no es otra cosa que la capacidad para distinguir, partiendo de una cosmovisión judeocristiana de la vida, no sólo entre lo bueno y lo malo, sino entre lo bueno y lo mejor). Estas “nuevas verdades”, “claves” o “secretos” descubiertos y revelados para “beneficio” del ser humano casi siempre son estratagemas con fines de lucro que aparentan ser lógicas, sensatas y por supuesto realizables, mediante las cuales se promete el abastecimiento de necesidades fundamentales y aspiraciones del ser humano con fórmulas simplistas y a menudo peligrosas, para lograr el éxito en todo ámbito de la vida y alcanzar la elusiva felicidad. Sin embargo, cuando se estudian detenidamente estas “nuevas verdades”, “claves” o “secretos”, a la luz de la palabra de Dios, el sentido común y  las experiencias cotidianas, invariablemente aparece el error. 

 

Tenga presente el lector que lo que sigue no es un análisis  exhaustivo (porque para esto sería necesario escribir un libro) sino más bien un breve estudio crítico de los conceptos más importantes expuestos en El Secreto.

 

1) Ninguna de las respuestas provistas por El Secreto es novedosa, secreta ni cosa que se lo parezca. Es más, el pastor protestante Norman Vincent Peale expuso en 1952, en  su éxito de librería titulado El poder del pensamiento positivo, las virtudes del pensamiento positivo en la vida cotidiana. Debe tenerse presente que en la película o documental en cuestión participan autores del movimiento de la Nueva Era , como Jack Canfield (Sopa de pollo para el alma) y el panenteísta Neale Donald Walsch (Conversaciones con Dios); y “visionarios” como Michael Beckwith. Fundamentalmente El Secreto hace hincapié en “la ley de la atracción”, según la autora la ley más importante del universo, relacionada primordialmente con aspectos fundamentales de la vida del hombre como la salud, la felicidad, las riquezas y las relaciones humanas. El principio de “la ley de la atracción”, como lo explica la autora, es “el secreto” o la clave de la salud, la felicidad, las riquezas y las relaciones humanas. Según la autora, la realidad que a diario vivimos la crean nuestros pensamientos. De manera que sólo es necesario el dominio y el uso habitual de “la ley de la atracción” para que logremos atraer todo aquello que queramos para nuestra vida. ¡Tan fácil como coser y cantar!

 

 

2) El Secreto presenta conceptos del panteísmo monístico, a saber, que todo es uno y todo es divino. (El monismo es la doctrina metafísica que concibe todos los aspectos de la realidad, la materia y el espíritu, lo físico y lo psíquico, como fenómenos o aspectos idénticos en su esencia por ser aspectos de una misma sustancia.) Estas ideas panteístas se perciben a lo largo de todo el documental. De hecho, El Secreto conduce a  conclusiones panteístas y antibíblicas, a saber: “Usted es Dios manifestándose en un cuerpo físico; usted es un ser cósmico; usted es el Creador.” Además, “usted es un ser ilimitado”, como afirma Michael Beckwith, denominado visionario en el documental. Se afirma también que “todos estamos conectados, y todos somos parte del Campo de Energía Único que no ha sido creado ni puede ser destruido, o la Mente Suprema Única, o la Conciencia Única, o la Fuente Creativa Única; todos somos Uno”.

 

Estos conceptos torcidos del universo, del mundo y del ser humano, provenientes del panteísmo monístico, no dan cabida a la personalidad humana, no pueden distinguir entre el bien y el mal y excluyen al Dios personal, trascendental y eterno que nos revela la  Palabra de Dios. El panteísmo monístico, por consiguiente, no proporciona un fundamento definitivo y sólido para los incuestionables valores morales universales.

 

3) El concepto de Nueva Era de “la ley de atracción” nos lleva a concluir que todo lo que sucede en la vida del ser humano es fruto de nuestros pensamientos, los cuales establecen la realidad. Según los principios de El Secreto, esto significa que, por ejemplo, quienes se enferman, padecen hambre, son asaltados, violados, golpeados o brutalmente asesinados, sean adultos o niños, se han atraído estas desgracias  mediante sus pensamientos negativos . Para citar uno de los ejemplos del documental, si temo que me van a robar la bicicleta que dejé asegurada con cadena y candado a un poste en una acera, de seguro me la van a robar. Si pienso que la bicicleta está segura y nadie se atreverá a tocarla, ahí estará a mi regreso. El asunto es que, según  El Secreto, “siempre estamos atrayendo cosas a nuestra vida, buenas o malas”. Esto no es más que un disparate y, por supuesto, no proporciona la respuesta al problema del sufrimiento humano. Se trata de una concepción más falsa que un billete de tres dólares.

 

4) Aunque algunos de los conceptos presentados en El Secreto son admirables y enseñados en la Biblia, tal como el énfasis en la expresión de la gratitud (Filipenses 4:11), el dar generosamente (2 Corintios 9:6-8) ), concentrarnos en las virtudes de los demás (Filipenses 2:3), y en que debemos amar a nuestros enemigos y hacer bien a los que nos aborrecen (Lucas 6:27-28),  las nociones fundamentales de la “ley de la atracción” (que todo es energía y que todo es uno), en el mejor de los casos son explicaciones incompletas de la realidad. ¿Por qué? Porque, según El Secreto, “la ley de atracción” es “imparcial e impersonal”. El Secreto presenta una perspectiva impersonal del mundo, de manera que no puede haber comunicación entre seres humanos, ni entre Dios y el hombre, pues para ésta es necesaria la personalidad. La transmisión de pensamientos directamente al universo, como la afirma y reitera El Secreto, es una imposibilidad sin la existencia de la personalidad, tanto humana como divina.

5) La autora,  al explicar el proceso de tres pasos de “la ley de la atracción” (pedir, creer y recibir), descontextualiza e interpreta incorrectamente Marcos 11:24, para ilustrar la forma en que debe utilizarse “la ley de la atracción”. El texto bíblico dice: Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá”. Este pasaje bíblico, como cualquier otro, debe interpretarse dentro de su contexto, no sólo bíblico sino histórico, teniendo en mente que los judíos del primer siglo creían, como creen los creyentes en Cristo hoy, en un Dios personal, amoroso, justo, misericordioso y trascendental, creador del universo. Esto es diametralmente opuesto a la cosmovisión del mundo presentada por El Secreto. El libro y la película presentan a un “dios”  impersonal que forma parte del universo, quien es todo y está en todo (concepto panteísta). En El Secreto se afirma que “el Universo responde a nuestros pensamientos”, no un Dios personal. Sin embargo, en el pasaje citado de Marcos, Jesús trata de la oración que se dirige a un Dios personal y amoroso, interesado en la comunión con sus hijos. No consiste en una “ley de la atracción” para obtener lo que deseamos, como si Dios fuera un genio metido en una lámpara, esperando complacer a sus amos terrenales, no sólo con tres deseos, sino con todo aquello que se les antoje, cada vez que frotan la lámpara. Por el contrario, la oración es la comunicación personal con un Dios que escucha y responde  las oraciones de sus hijos (porque Dios siempre contesta sus oraciones, sea sí, no o después), siempre y cuando tales peticiones concuerden con su voluntad (aunque las oraciones no siempre son ni deben ser peticiones. Existe la alabanza, la acción de gracias y la adoración, y todas constituyen comunión con Dios).

Según El Secreto, si creemos que lo que hemos pedido ya nos pertenece, entonces “el Universo comenzará a reorganizarse para que la petición se haga realidad en nuestra vida”. Luego es necesario, como tercer paso, Recibir: “Sentirse como usted se sentiría cuando llegue aquello que ha pedido”.

Aquí nuevamente aparece el “dios” impersonal del Universo. Se expone y se enfatiza el concepto de “los sentimientos”, es decir, que “el Universo es un Universo de sentimientos. En el documental, por ejemplo, Michael Beckwith afirma que “si usted cree algo intelectualmente, pero no posee suficiente intensidad sentimental para sustentar esa creencia, no tendrá el poder necesario para que se haga realidad lo que usted desea. Es necesario sentirlo”. De manera que los sentimientos juegan un papel de primordial importancia en “la ley de la atracción”. Esto es peligrosísimo, porque los sentimientos jamás han constituido una guía confiable para la vida diaria del ser humano. Sería algo así como colocar la carreta delante de los bueyes, o el caballo detrás de coche. Esto, lamentablemente, explica en parte la trágica superficialidad e inmadurez espiritual que aqueja a un sector grande del cristianismo moderno, el cual confiere una importancia desproporcionada a los sentimientos y las emociones, y luego se preguntan (si acaso se lo preguntan alguna vez) por qué sus vidas están en tal desconcierto y zozobra. La Biblia enseña la necesidad de establecer un fundamento doctrinal sólido, sobre el cual debe edificarse la totalidad de la vida de cada creyente: “Para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error,  sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo” (Efesios 4:14-15). Los sentimientos, por sí solos, casi siempre son malos consejeros. Por otra parte, los sentimientos correctos son el fruto de las creencias y las actitudes correctas, no viceversa. De modo que la vida en la que se entronizan los sentimientos se caracterizará perennemente por la superficialidad, la inconstancia y la falta de solidez de carácter  y de estabilidad emocional.

6) Jesucristo jamás enseñó que los humanos somos seres que poseemos energía divina y que somos capaces de dominar “la ley de la atracción”. La Biblia nos enseña que fuimos creados a imagen y semejanza de Dios, y que esa imagen ha sufrido daños irreparables por el pecado (Romanos 5:12). La restauración de esa imagen en el hombre es posible por la obra de Cristo en la cruz, quien murió por nuestros pecados y resucitó al tercer día, venciendo el pecado, la muerte y a Satanás, y proveyendo la solución para el problema fundamental de la humanidad, a saber: la separación del hombre de Dios como consecuencia del pecado:”Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios” (1 Pedro 3:18).

 

 7) Jesucristo jamás prometió a sus hijos salud perfecta y riquezas constantes aquí en la tierra. Por el contrario, hizo un llamado para que sus seguidores se negaran a sí mismos, tomaran su cruz y lo siguieran (Mateo 16:24; Marcos 8:34; Lucas 9:23). ¿Qué les ocurrió a los apóstoles? Algunos fueron crucificados, otros decapitados; el apóstol Juan fue enviado al destierro a una isla solitaria llamada Patmos, donde trabajaba como esclavo en una cantera de la cual extraían la materia prima para la construcción de los caminos de Roma. La iglesia cristiana, en la actualidad, padece persecución en muchos países del mundo. Muy pocas personas saben que el martirio cristiano no es cosa de un pasado remoto de horrores, superado por el mundo moderno, sino que constituye la cruda y cotidiana realidad en muchas regiones del planeta. En el presente hay un elevadísimo número de creyentes encarcelados y asesinados por la causa de Cristo. ¿Qué paso con ellos? ¿Está acaso Dios esperando a que descubran y pongan en práctica el secreto de “la ley de la atracción” para librarlos de sus tribulaciones y darles salud, comodidad y riquezas? ¿Carecen acaso, como enseña El Secreto, de suficiente intensidad sentimental para sustentar esa creencia y hacerla realidad en sus vidas?

Existe un tipo de cristianismo en la actualidad, antibíblico, superficial y peligroso, que pretende fabricar una burbuja de salud, prosperidad y comodidad de la cual no sea necesario salir. La finalidad de esta vida, sin embargo, no es la comodidad sino la preparación para la eternidad. La Biblia nos enseña que hasta el mismo Cristo aprendió la obediencia  a través del sufrimiento. A menudo los creyentes que más han sufrido en la vida son los que nos han dejado los más extraordinarios ejemplos de fe. Por supuesto, nadie, ni el más espiritual de los creyentes en Cristo, desea sufrir ni buscar el sufrimiento. No obstante, es innegable que el sufrimiento y las tribulaciones tarde o temprano llegan a la vida  tanto, del creyente como del incrédulo, y no hay “ley de la atracción” que se los pueda evitar. Vale la pena señalar también que el valor no existiría en un mundo sin sufrimiento: “Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza (Romanos 3:3-4). El concepto de una vida sin dificultades, pruebas, enfermedades y aun persecución por la causa de Cristo, no tiene ni el más mínimo sustento en la Palabra de Dios. Cristo afirmó: “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:25).  

8 ) En ninguna parte del Nuevo Testamento aparecen los seguidores de Cristo divulgando y llevando a la práctica El Secreto. Por el contrario, “Jesús le respondió: Yo públicamente he hablado al mundo; siempre he enseñado en la sinagoga y en el templo, donde se reúnen todos los judíos, y nada he hablado en oculto” (Juan 8:20).

 

9) El Secreto es la presentación de una fórmula simplista mediante la cual, según su autora, el ser humano puede obtener salud, riquezas, bienestar y alegría  por la manipulación efectiva de “la ley de la atracción” En otros términos, “la ley de la atracción” es la fórmula mágica para la obtención de todo lo que a uno se le antoje.

 

Jesucristo, no obstante, hizo hincapié en que la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee (cualesquiera que estos sean). Y afirmó: “¿Qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?” (Mateo 16:26).

 

10) El auténtico secreto o clave para esta vida y el más allá no es el conjunto de enseñanzas de Nueva Era, defectuosas y antibíblicas, de “la ley de la atracción” expuestas en El Secreto, sino el mismo Jesucristo, quien vino al mundo a morir por nosotros para que pudiéramos tener vida eterna y que Dios realizara la restauración de su imagen en nosotros. El mismo Jesús dijo: “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10) Y esto no es un secreto, pues ha sido proclamado por los cristianos durante más de dos mil años, sino el mensaje del evangelio (buenas nuevas de salvación) para un mundo perdido que necesita urgentemente buscar el perdón y la gracia de Dios para salvación y vida eterna. “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios” (Juan 1:12). Lo antes dicho va muchísimo más allá de la salud, las riquezas, el bienestar y la alegría, que son cosas muy importantes pero temporales. Sin embargo, aquello es esencial, puesto que la felicidad suprema de un hijo de Dios es encontrarse cara a cara con su Padre celestial.

 

En conclusión, no debemos aceptar jamás como verdad incuestionable lo que un ser humano asevera o enseña, por sincero y persuasivo que el mismo sea, sin antes someter tales aseveraciones o enseñanzas al fuego escrutador de la palabra de Dios. Porque a menudo, entre los apetitosos bocados que nos llevamos a la boca, con el deseo de satisfacer necesidades reales y sentidas, vienen escondidas las dañinas espinas doctrinales que pueden perjudicarnos irreparablemente.

 

Los cristianos deben, por su parte, imitar el ejemplo de los creyentes de la ciudad de Berea durante el primer siglo de la iglesia cristiana, quienes “eran más nobles que los de Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así” (Hech. 17:11).

 

Guido F. Castellanos

 

Se prohíbe la reproducción total o parcial de este artículo sin el permiso escrito del autor


Publicación de nuevo libro escrito por Guido Félix Castellanos

junio 24, 2008

  

Alhambra Publishing Group se complace en anunciar la publicación del libro titulado Mi patria de papel, obra del escritor cubano Guido Félix Castellanos.

El libro consta de dieciséis conmovedores relatos en los que se narran vivencias del autor durante su niñez y adolescencia, en una época sumamente difícil de la historia de Cuba. La obra consta de 230 páginas y contiene más de 30 fotografías de la época (1955-1973), nunca antes mostradas al público, las cuales se convierten en complemento inmejorable de la narrativa.

En esta obra Guido Félix Castellanos nos transporta a su terruño y, como dice Adela Soto Álvarez en el prólogo: “El tiempo va acumulando sobre su corazón una ausencia grande que no cabe en ninguna narración por extensa que fuera, sin embargo en la novela testimonio creada por el escritor cubano Guido Félix Castellanos, Mi patria de Papel, nada se queda por decir y nos atrapa en cada lugar que describe con maestría y tristeza”.

A continuación citamos lo que otros autores, académicos y periodistas conocidos dicen acerca de Mi patria de papel.

 

“Con la precisión y ternura que otorga el saber de ausencia, Mi patria de papel evoca parajes y paisajes que todos los que nos criamos en Cuba reconocemos como nuestros. Si recordar es volver a vivir, escribir con la maestría de Guido Castellanos es perpetuar en la memoria de la comunidad lo revivido en el recuerdo. Es el suyo un libro edificante y conmovedor.”

Dr. Gustavo Pérez Firmat,

 Escritor, poeta y académico, ex Profesor de la Universidad de Duke y actual Profesor de Humanidades David Feinson de la Universidad de Columbia

 

“Recomendamos la lectura de Mi patria de papel, advirtiendo que quizá alguno de sus lectores se pueda reconocer él mismo en el entorno que tan bien nos describe el autor. Independientemente de que se lo haya propuesto o no, Castellanos nos entrega otra crónica de nuestro tiempo”.

                                                Dr. Marcos Antonio Ramos,

Académico correspondiente de la Real Academia Española de Madrid

 

 “Situada en la corriente de literatura testimonial, esta obra es una de las más logradas, pues la prosa es fluida, adjetivada con habilidad, sin grandes aventuras. Páginas escritas con naturalidad, dejando que la memoria sea la protagonista, permitiendo que la nostalgia ocupe su lugar, pero sin resentimiento o frustración. Es un libro que dice: esta es mi vida, tal vez también pudo haber sido la tuya”. 

 Revista del Diario, Diario Las Américas

 

“El carácter popular del exilio cubano ha desarrollado un género literario, entre la memoria personal y el testimonio. El libro de Guido Félix Castellanos, Mi patria de papel, es un libro feliz, aunque lo desborde la nostalgia. En él retrata un tiempo que permanece congelado en la añoranza de sus protagonistas, y logra conmovernos precisamente con su modestia. El título alude al último capítulo del libro. La patria de papel es la colección de sellos del autor, que es también el protagonista. Las vicisitudes de esa colección de sellos y el empeño en reconstruirla coronan perfectamente la vida que explican”.

El Nuevo Herald

 

 Prólogo

La soledad y la invocación de lo añorado cruza sin limites los más puros sentimientos de los hombres, que de una forma u otra van por la vida sin poder sentir el calor de su patria. Por lo que para Guido Félix Castellanos no fue fácil narrar desde el exilio parte de la historia de su generación, y especialmente conseguir que el toque de cubanía no dejara de fluir en cada línea.

Pero aún así, a pesar del distanciamiento y la nostalgia, el enfoque es preciso, lográndose que la devoción no faltara dentro de lo abrupto, y que lo ideal y lo real resaltaran en su excelente historia.

Mi patria de papel aborda, entre otros perfiles, lo social, también lo histórico y tras una aproximación genérica preliminar, se nos revela que ante todo está su deseo de expresarse en absoluta libertad.

Cada cita expuesta en el encabezamiento de los capítulos nos muestra un contenido estético y ético de su filosofía personal, por lo que el cuerpo temático de esta detallada obra, con tantos componentes ligados a la savia ancestral, demuestra a las claras que es escrita en un enfrentamiento con la distancia.

Además, el texto toca importantes sucesos de nuestra historia, los cuales van  como eslabones dialécticos,  sin dejar de pasar por románticas épocas y  en cada línea refleja una realidad estremecedora de la Cuba de hoy, desgarrada y sumida en el cautiverio que desangra el espíritu y la voz.

El tiempo va acumulando sobre su corazón una ausencia grande que no cabe en ninguna narración por extensa que fuera, sin embargo en la novela testimonio creada por el escritor cubano Guido Félix Castellanos, Mi patria de Papel, nada se queda por decir y nos atrapa en cada lugar que describe con maestría y tristeza.

Los recuerdos familiares, el abuelo, las calles de Matanzas, La Víbora, 10 de Octubre, van evocando esa cubanía que no se separa por distante que se encuentre en cuerpo.

Mi patria de papel, es un finísimo relato donde su autor plasma con palabras sencillas su infancia y juventud, además del inevitable momento en que tuvo que partir al exilio.

“Poder disfrutar de los recuerdos de la vida es vivir dos veces”, dijo Marcos Valerio en una de sus citas, pero Guido Castellanos lo ha llevado a la práctica con la ternura y destreza de un pintor que deja en cada rasgo todo un efecto acumulado que fue recopilado en su vocación filatélica.

Mi patria de papel, más que una narrativa es un diario de combate donde cada palabra describe el dolor del destierro, y va calando muy hondo en cada lector que se identifica con ese terruño que dejamos detrás pero que no se aparta de nuestros recuerdos a pesar de que no sea lo mismo como bien expresa el autor.

Dejemos pues que cada lector se adentre en esta magnífica narrativa donde cada cual va a encontrar su propia vida y que en honor a este escritor cubano diga la última palabra”.

Lic Adela Soto Álvarez

Escritora y Periodista cubana

 

·            230 páginas

·            Tamaño: 5.5″ x 8.5″

·            Idioma: español

·            Encuadernación: Perfect Bound (Paperback)

·            ISBN: 978-0-9818355-0-1

·            Copyright: APG, Guido F. Castellanos

·            Publicado en EE.UU. por Alhambra Publishing Group

·            Fecha de publicación: otoño de 2008

·            Precio: $15.95 (más $4.00 de envío en EE.UU.)

·            Precio fuera de EE.UU.: $15.95, más $10.00 de envío por el correo de Estados Unidos

Para comprar a través de la Internet, siga el siguiente enlace:

 Mi patria de papel (Comprar)

 También puede enviar un cheque o un giro postal a nombre de:

Guido F. Castellanos

Alhambra Publishing Group

Email: alhambrapublishinggroup@gmail.com